Muroescrito Verano 2020

– 2020

Die Ecke Arte Contemporáneo de Santiago de Chile, tiene el agrado de invitarlos a participar en esta experiencia sensorial que nos propone la artista Yeb Wiersma (Países Bajos, 1973) con su proyecto "Ejercicio de Ruido" en este Muroescrito Verano 2020.

*

EJERCICIO DE RUIDO

“No se comprende la música: se escucha.
Escúchame entonces con todo tu cuerpo.”
-Água Viva, Clarice Lispector

Con la contribución “Ejercicio de Ruido”, la artista Yeb Wiersma invita a los peatones de la Avenida José Manuel Infante a realizar un simple ejercicio. Ella les pide que salten mientras mantienen una mano en el muro[1] – el muro que es una membrana viva entre nuestra vida interior y exterior.

Un salto energético puede infundir vigor al cuerpo y dar lugar a un impulso ascendente. El acto de saltar (pliometría) es un ejercicio común en el ámbito de los deportes, el cual igualmente podría considerarse como una forma de lectura viva y activa, sintonizada y sensorial. Para la artista este tipo de acciones físicas (cuando se repiten constantemente) abren una ventana interior en la cual es posible cuestionar cómo nosotros – estos cuerpos vulnerables – pueden construir “coraje”[2] en nuestra esfera privada y pública y practicar estrategias para ser oídos.

Para la obra mural "Ejercicio de ruido" la artista se inspiró en los músculos y las mentes de Clarice Lispector, Hanna Arendt, Ana Tijoux y Francisca Khamis, así también como de la protesta chilena y los movimientos de mujeres aprendiendo de sus tácticas en las cuales la música y los gestos rítmicos como saltar cobran un rol vital.

Los proyectos de Yeb Wiersma combinan video, fotografía, performance y texto. Su obra híbrida evoca narrativas migratorias entre diferentes realidades, tiempos, personas y lugares mientras que re imagina sistemas establecidos de conocimiento y de jerarquización; comprometiendo su voz en la búsqueda de un mundo más polifónico, indeterminado y justo. Su práctica es modelada por la creencia de que estar en movimiento y en relación, y utilizando ejercicios de observación, puede provocar una ruta alternativa y sensorial en la generación de conocimiento.

[1] El muro considerado también como un recuerdo activo de las protestas y ‘Cacerolazos’ que se propagaron como el fuego desde las cocinas de las personas; “Escúchenlos golpeando ollas y cacerolas hambrientas. Sientan sus ruidosas voces ‘Fortissimo’ viajando a través de las ventanas y los muros a la calle.”

[2] También refiriéndose a la práctica de una “Vida Activa” (Vita Activa) como es descrita por Hanna Arendt en su libro “La Condición Humana”, 1958.