SOL CHILENO

CRISTÓBAL LEHYT
14 MAR – 19 ABR 2014

Exposición Anterior

La exposición ‘Sol Chileno’ se compone de 7 obras que el artista denomina ‘pinturas de dibujos’, piezas que el artista chileno residente en Nueva York -que en 2013 entró a la colección del MOMA- realizó especialmente para la ocasión: su tercera exposición individual en Galería Die Ecke Arte Contemporáneo.

Muestra que nace con la idea de realizar una operación inversa en torno al orden que se establece tradicionalmente entre el dibujo y la pintura; pensando esta vez en la pintura como una secuela del dibujo, como un proceso que es consecuencia indirecta de él. De esta forma, es la pintura la que queda supeditada al dibujo y no viceversa, un dibujo que se sabe sometido a lo que más tarde se convertirá en una pintura.

A partir de esta primicia, Lehyt crea un universo de pinturas que para él traducen ‘mal, bien o equivocadamente’ los dibujos que realizó previamente con el propósito de ser ‘solo dibujos’; sin tener consciencia que en un futuro serían material de intervención o experimentación.

De esta manera, una vez planteado el desafío decide basarse en la luminosidad tan característica de Chile para colorear dichos dibujos, decidiendo que –simbólicamente- estas nuevas obras representen lo fuerte que él percibe el sol cada vez que visita nuestro país; lo que da la sensación de ser obras observadas a través de una pupila dilatada.

En este sentido, cabe señalar que para entender el trabajo de Lehyt hay que entender su personal mirada sobre el arte. Saber que para él lo que funciona en pintura es debatible, afirmando que en esta disciplina no hay una verdad absoluta que valide el sistema. Sin embargo, acerca de este proceso en particular el artista afirma que le interesa que ‘ciertas cosas obvias no pasen y otras menos obvias sí’ -por lo tanto- que sus obras sean realizadas sin un control determinado; de una manera espontánea y natural.

Por último, es importante entender que el artista está consciente que su obra no pretende como resultado que la pintura quede ‘bien o mal’, pero sí en que dicho resultado sea el reflejo de su proceso personal, de su propia operación y reflexión; lo que deriva en que sus obras ‘contengan efectos simples borrados y re-hechos, sin más criterio que el de pensar qué funciona y qué no’.

Acerca de ‘Sol Chileno’ el artista Cristóbal Lehyt reflexiona lo siguiente:

‘Los dibujos son hechos de forma similar a los dibujos hechos al estar hablando por teléfono, pero de forma concentrada, larga y con objetivos contrarios a los de los dibujos hechos sin pensar cuando uno habla por teléfono, o sea son muy diferentes a los dibujos hechos cuando alguien habla por teléfono, sin pensar.
Las pinturas no son sorpresas, contienen una serie de operaciones aburridas y largas. Las relaciones entre las operaciones aburridas y largas pueden no serlo.
Esa contradicción puede ser más interesante que la sorpresa del dibujo.’