CULTIVO ZONIFICADO

JULEN BIRKE
29 MAY – 03 JUL 2009

Exposición Anterior

Julen Birke indaga en los imaginarios de los cultivos agrícolas y en los sistemas de zonificación utilizados en los desarrollos urbanos para diagramar y organizar los espacios verdes que conviven en la ciudad.

La muestra esta compuesta por seis volúmenes (estructuras) que contienen en total un “cultivo” de 144 lechugas, las que se encuentran en su fase intermedia de desarrollo, estas lechugas que iniciaron su proceso en almacigueras hace aproximadamente dos meses en el taller de la artista continuarán creciendo al interior de la galería hasta que eventualmente culminen el ciclo natural de esta hortaliza.El hecho de que este trabajo se haya iniciado en el taller de la artista ha permitido monitorear el proceso de crecimiento paso a paso, como si estuviera preparando el “material” para la ejecución de la obra que se exhibe; de esto se desprende la importancia que Julen Birke le asigna al proceso natural de crecimiento y a la posibilidad de que este proceso sea rentabilizado como el eje articulador de la obra, en el entendido que – si bien es un proceso controlado – tiene su propia lógica orgánica y por lo tanto la obra tiene un desarrollo “autónomo“ dentro del marco que le impone la artista desde su taller y ahora en el cubo blanco de la galería.

Esta es una obra de proceso, que por su naturaleza no se ajusta necesariamente a la lógica programática de una galería ni tampoco de manera exacta a la temporalidad de una exhibición, por lo tanto el observador se enfrenta constantemente a una obra que ya se inició, previo a su inauguración y que incluso seguirá su desarrollo después del termino de la exhibición en la galería, es decir, el observador siempre vera una porción de la obra total, por lo tanto Julen Birke nos propone nuevamente (en consecuencia con todo su trabajo) entender la parte (en este caso un fragmento del proceso) para que nosotros imaginemos el todo.

Junto a estos volúmenes – que por su naturaleza están en constante cambio – la artista dispone en los muros una serie de dibujos que refieren a los procesos de cultivos y a los sistemas de crecimiento, como si fuese este, en definitiva la única posibilidad de generar la representación controlada de este proceso.

En el trabajo de Julen Birke la naturaleza se convierte en objeto, y este, a su vez en obra.

Cristián Salineros