ORA Y LABORA

JOHANNA UNZUETA
02 MAR - 08 ABR 2006

Exposición Anterior

Johanna Unzueta, artista plástica chilena radicada en Nueva York, genera su obra visual a partir de la silueta urbana y objetual que la rodea, extrayendo, de la tipología arquitectónica, volúmenes representativos de la morfología industrial del siglo XX.
Estos volúmenes, los cuales varían desde edificios industriales y agro industriales a muebles o secciones de arquitectura (cercas, puertas o ventanas), representados mediante la manipulación del fieltro y construidos mediante pliegues y costuras, recrean su imaginario cotidiano.

En la exposición que lleva por titulo “Ora y Labora” se dejan ver tres conjuntos de obra.

Las fotografías a color son un trabajo que funciona como la extensión de una serie de esculturas que realicé entre el 2004 y el 2005 y las cuales se agrupan bajo el titulo de Esculturas Industriales. A su vez, estas esculturas tienen como referente directo el trabajo de Bernd y Hilla Becher, pareja alemana que desde los años 70 ha desarrollado una obra fotográfica la cual retrata edificios habitacionales, industriales y agroindustriales. El formalismo de estas estructuras es el objeto de estudio por parte de estos artistas, y su obra, finalmente, es un complejo estado intermedio, arquitectura casi no habitable, observada y retratada como escultura, pero presentada como archivo documental.

Dentro de esta amplia gama de posibles edificios mi trabajo se concentra, principalmente, en estructuras industriales y rurales. Me interesa su estado, a veces funcional, a veces semi-abandonadas; me interesa su situación y relación con respecto a la ciudad en general, su estado periférico o simplemente marginal. Los edificios rurales son, a su vez, estados primitivos de la industria, una industria básica, cultivar el viento, moler el trigo, almacenar granos, … me interesa la relación de forma y espacio con materias y energías naturales.

Las fotografías originales de los Becher son en blanco y negro, tomadas desde un mismo ángulo y generalmente son parte de una serie. Mis fotografías trabajan la noción de desplazamiento y re-contextualización, de factura y distancia. Mis re-interpretaciones escultóricas son apropiaciones cálidas, cuidadas, que utilizan las propiedades energéticas y manuales del fieltro como medio de trabajo. Luego, estas mismas esculturas las desplazo a un entorno natural y las fotografío, presentando ahora el objeto retratado al mismo tamaño que su escultura. Queda en duda donde comienza y termina el trabajo, cual es el trabajo finalmente, y cual es el original y si es que eso realmente importa.

Por otro lado presento, también, un grupo de cajas de fieltro las cuales tienen incorporadas pequeños elementos arquitectónicos, detalles como ventanas, puertas o una escalera de ático.
Son cajas de fieltro hechas a partir de cajas de cartón corrugado, cajas de embalaje, con los mismos pliegues y dobleces de éstas. Esta serie de “Cajas” están exhibidas sobre un conjunto de cajas de madera, cajas de fruta, verdura, provenientes de la vega. Me interesa aquí producir una serie de relaciones, tanto materiales como conceptuales, entre todos estos elementos, las réplicas de detalles arquitectónicos son pequeños contenedores de control, son elementos cuya función didáctica y decorativa se ve dificultada por lo intencionalmente simple, bruto y suave de las demás cajas contenedoras.

El tercer trabajo en la exposición es la instalación de una cerca de fieltro en color café de 1,65 de alto. En esta oportunidad, el instalar una cerca, más que irrumpir el tránsito dentro del espacio, crea un ambiente aún más personal e intimo para la muestra del video “Mediasaguas”. Éste video es una compilación de imágenes familiares, un grupo de personas con cabezas cubiertas por una especie de capucha, de máscara. Mi intención aquí es cruzar supuestos momentos de vida rutinaria con el extraño acto de usar esta máscara, lo simple y común de las acciones adquiere un sentido casi humorístico, casi negativo, extraño a mi ver. Este sombrero-máscara está hecho a partir de la idea de una media agua, y son dos por la intención de que al juntar éstas se crea otra estructura, otra casa. Finalmente, este trabajo investiga la escultura como extensión del cuerpo humano y como un elemento que puede funcionar como catalizador de relaciones humanas.

Johanna Unzueta
Die ecke
Marzo 2006